Durezas

Las durezas son un problema que nos atormenta todo el año, pero del que sólo tomamos consciencia cuando empiezan a salir los primeros rayos de sol y toca poner los piececillos al aire libre. Por ello, y ante la proximidad de la Semana Santa y las vacaciones de verano, nos pondremos manos a la obra para lucir unos pies suaves y perfectos.

¿Por qué tenemos durezas? Éstas no son más que capas de piel muerta que nuestro organismo secreta cuando hay una presión continua en la zona (también llamado «hiperqueratosis»), como por ejemplo, roces por calzado inadecuado. Estas durezas provocan dolor y escozor, llegando a ser muy molestas para la persona que las padece. Normalmente se localizan en la planta del pie, aunque también pueden aparecer en las zonas laterales o en los talones.

Para mejorar el estado de nuestros pies y disminuir las durezas podemos realizar lo siguiente:

  • Eliminación mecánica

Este proceso consiste en eliminar las células muertas mediante rascado, usando productos como piedra pómez, limas o rodillos exfoliantes, e incluso cremas exfoliantes. Estas últimas contienen en la formulación ingredientes exfoliantes naturales como gránulos de hueso de albaricoque, cáscara de coco o semillas de café, entre otros.

Es importante tener en cuenta que antes de realizar esta exfoliación mecánica es recomendable sumergir los pies en agua tibia durante 10-15 minutos para reblandecer la piel y facilitar así la acción del producto.

  • Apósitos

Todos los hemos utilizado alguna vez, sobre todo en esas ocasiones especiales cuando estrenamos zapatos nuevos😉. Actúan como una segunda piel que protege la zona hiperqueratinizada, evitando el roce, aliviando el dolor y que favorece la regeneración de la piel. Los más conocidos son los de la marca Compeed®, de los cuales tenemos una gran variedad aquí, dónde también encontrarás diferentes utensilios para el cuidado de los pies.

  • Productos queratolíticos

Son productos muy utilizados para las durezas, y que en su composición contienen ingredientes como el ácido salicílico, ácido láctico o urea. Son eficientes por su acción queratolítica, que consiste en disolver total o parcialmente la capa córnea (en función de su concentración), disminuyendo el espesor de la piel. Además de esto, son sustancias con alta capacidad hidratante, ya que al estimular la renovación celular aumentan el contenido en agua, lo cual es muy importante a la hora de tratar y prevenir las durezas.

Al igual que antes se recomienda remojar los pies durante 10-15 minutos en agua tibia para facilitar su acción, y habría que usarlos con precaución en pieles sensibles, pues estos productos pueden causar irritación.

Además de estos tratamientos, si queremos mejorar el estado de la piel de nuestros pies debemos elegir un calzado adecuado, que permita que la presión se distribuya de manera uniforme en el pie y no en un sólo punto, lo que desencadena la formación de la dureza; así como corregir la postura al caminar. Para esto último se puede recurrir a plantillas o correctores ortopédicos.

Si después de leer todo esto te animas a empezar a cuidarte y a tener unos pies bonitos y suaves te recomendamos 2 productos que harán que lo consigas fácilmente:

  1. Crema para talones con urea 10% → Esta fórmula contiene un 10% de urea, y por lo tanto tiene acción queratolítica e hidratante, muy útil para tratar las durezas. Además, contiene ceramidas que reparan la piel en profundidad.
  2. Crema de pies con manteca de karité → Esta fórmula, más que para la dureza en sí, sería recomendable para la prevención de las mismas, ya que la manteca de karité provee una hidratación en profundidad, previniendo la dureza.

😘Espero que les haya gustado la publicación y, como siempre, si les surge alguna duda pueden dejarla en comentarios o contactar con nosotras DESDE AQUÍ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
error: Este contenido está protegido !!
Ir arriba
  • PRINCIPAL
  • CATEGORÍAS