Farmacia especialista en Piel Atópica

¡Hola! Escribimos este blog para trasladar la feliz noticia de que nos hemos especializado en piel atópica, formados especialmente para recomendar los mejores cuidados que se merecen las pieles más sensibles. Hemos dispuesto un rinconcito de la farmacia sólo para piel atópica, para prestar una atención personalizada al paciente y un mejor consejo farmacéutico, esperamos que os guste tanto como a nosotras. Además, repartiremos folletos que complementarán nuestro consejo con pautas diarias a seguir que mejorarán significativamente la clínica de la patología. A continuación vamos a profundizar en los aspectos más importantes de la dermatitis atópica:

 

¿Qué es la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es la manifestación cutánea de la atopia, una enfermedad inflamatoria crónica de la piel causada por el desequilibrio de la barrera cutánea e interacción de factores genéticos y ambientales (ácaros del polvo, polen, dieta, detergentes…).

Los síntomas más frecuentes son picor intenso y sequedad, que pueden ir acompañados de enrojecimiento, inflamación, lesiones de descamación en la piel y sobreinfección por rascado. La localización de las lesiones varia en función de la edad del paciente:

  • Bebés (<18 meses) → Rodillas y pies
  • Niños (>18 meses) → Rodillas, codos, cuello, muñecas y tobillos
  • Adultos → Nuca, cuello, pies, muñecas y manos.

 

¿Es hereditaria?

El componente familiar es muy importante, ya que el riesgo de un hijo de desarrollar dermatitis atópica si uno de los padres lo sufre es del 50%.

 

Incidencia

Afecta hasta un 25% de los niños menores de 7 años. Sin embargo, es una enfermedad que puede resolverse de manera espontánea, de hecho, en la mayoría de los casos lo hace antes de los 10 años, siendo la incidencia en adultos del 7-10%.

 

CONSEJOS PARA CUIDAR LA PIEL ATÓPICA

El objetivo de los siguientes consejos es reducir los síntomas asociados a la dermatitis atópica, así como prevenir las recaídas y espaciar en el tiempo lo máximo posible los brotes.

Higiene y cuidado personal

  1. Elegir baños de agua templada (<33ºC) antes que duchas, de una duración de entre 5-10 minutos. Esto ayuda a calmar el picor, a hidratar y a limpiar las costras, favoreciendo que posteriormente se absorban mejor los tratamientos tópicos y evitar la sobreinfección.
  2. Utilizar diariamente una crema emoliente específica para la dermatitis atópica, sin ingredientes tales como irritantes, conservantes, perfumes,… ya que empeoran el brote o aumentan las recaídas. En caso de contenerlos deben ser perfumes hipoalergénicos.
  3. No es recomendable usar ni manoplas ni esponjas, y durante el secado se debe hacer con suavidad, sin frotar demasiado ya que podemos aumentar la irritación de la piel.
  4. Es importante usar jabones suaves, no agresivos y que tengan un pH ácido o neutro. Preferiblemente utilizar jabones tipo “syndet”, sin detergentes, para no tener que frotar.
  5. Mantener cortas las uñas, bien limadas para evitar sobreinfecciones y daños durante el rascado.

Condiciones ambientales

  1. Mantener constante la temperatura y la humedad en la casa, evitando un exceso de calor que favorezca el sudor, que a su vez causa irritación y picor. En general se deben evitar cambios bruscos de temperatura.
  2. Usar humificadores en casa, ya que el aire seco puede resecar las pieles sensibles, y empeorar el picor y las lesiones descamativas.

Alimentación y dieta

Se debe observar la alimentación y en caso de que alguno específicamente empeore los síntomas se debe descartar hasta que el especialista confirme la intolerancia o alergia. Los alimentos que mayoritariamente lo causan son el huevo y la leche, y en menor medida el trigo, los frutos secos, pescados y legumbres. Sin embargo, sólo se retirarán de la dieta cuando se haya confirmado clínicamente, pudiendo durar esta exclusión de la dieta unos 2-4 años.

Otros factores

  1. Evitar prendas sintéticas o de lana, ya que al aumentar la temperatura se genera sudor y se produce el prurito. Es preferible optar por prendas de algodón y que permitan una correcta transpiración. Al lavar la ropa es importante aclarar bien el detergente y evitar suavizantes y lejía.
  2. El paciente con dermatitis atópica puede acudir a la playa y a la piscina, evitándolo durante el brote por la irritación que pueden causar la sal o el cloro. Es recomendable aclarar la piel de los restos de sal o cloro y aplicar una crema emoliente al salir. Se deben evitar las horas en las que el sol es más fuerte (10-16h).
  3. Utilizar una crema solar de alta protección y con filtros específicos para pieles atópicas.

A continuación dejamos un breve resumen de todo lo tratado. Sin más, esperamos que les haya gustado la noticia y la publicación, como siempre, si les surge alguna duda pueden dejarla en comentarios o contactar con nosotros DESDE AQUÍ. 😘

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
error: Este contenido está protegido !!
Ir arriba
  • PRINCIPAL
  • CATEGORÍAS